DDJLUGO
DELEGACIÓN DE JUVENTUD Y PASTORAL UNIVERSITARIA
LOCALES DE LA DDJ:
Calle Bispo Ona de Echave, 54

27002 Lugo España

CORRESPONDENCIA:
Plaza Santa María nº 1

27001 Lugo España

  • Twitter Social Icon
  • White Instagram Icon
  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon

Fátima 2018

¿QUIERES LEER LOS TESTIMONIOS DE LOS QUE FUERON este año y el anterior?

fotos de fátima 2017

LOS TESTIMONIOS DE LOS CHAVALES QUE VIVIERON FÁTIMA 2018.

La verdad es que no se por donde emepezar. Así que os hablare de un antes y un después de ir a la Peregrinación de Fátima. 

En primer lugar yo me apunté, gracias al catequista de mi parroqui  que me animó y me dijo que jamás olvidaría esta experiencia. Así que me apunté con una amiga y fuimos ella y yo sin conocer a nadie. Cuando llegamos al pabellón donde estaban muchísimas personas, le dije a mi amiga: quién nos mandaría venir aquí. Porque yo no he ido a ninguna Peregrinación ni a ninguna convivencia...

La velada es que la primera noche empecé a conocer a gente que jamás pensaría que podría conocer.

Con el paso de los días me parecía que las personas que estaban en mi grupo (el grupo 19, es el mejor de la Peregrinación) las conocía de toda la vida. Cuando hicimos el Via Crucis, al oir los testimonios, me di cuenta de que la Virgen siempre está ahí, apoyándote y ayudándote SIEMPRE

Esta experiencia me ha cambiado totalmente, me a hecho cambiar mi forma de pensar, de sentir, me encontré a mí misma, ver que yo no soy la rara por ser creyente. Encontré la felicidad.

A partir de ahora todos los años iré a Fátima y dejaré de lado el Carnaval, la fiesta...

Porque merece la pena ir y vivir esa experiencia

Irene

Ha sido el primer año que he ido a Fátima. Conocía la peregrinación de oídas pero, sinceramente, no había captado demasiado mi atención. Un amigo de otra ciudad me estuvo insistiendo en que fuera y, al final, me animé. Lo propuse en mi Diócesis para que se organizara pero ésto no entraba en los planes que ya tenían pensados, así que dijeron que no. Me apunté entonces con otra Diócesis, lo que hizo que tuviera miedo a no encajar y a quedarme "sola" durante esos días...Y nada más lejos de la realidad. Muchas veces, cuanta más gente tenemos alrededor, más solos nos sentimos, pero este no fue el caso. Sentí que Alguien me unía a cada uno de los más de 700 jóvenes que estaban allí, como si fuera una reunión familiar de hermanos que van a ver a su Madre. A veces, en mi entorno lo he pasado mal porque ser católico no está de moda, pero el ver que tantas personas comparten lo mismo que yo y están conmigo en esto, rápidamente me abrió los ojos. Si tuviera que destacar algo en concreto, me quedaría con la confesión. Hacía mucho que no me atrevía a confesarme cara a cara con un sacerdote y salí de allí con la sensación de haber recibido el regalo más bonito de mi vida. Ya no me conformo con la vida que llevaba antes, sentirse amado merece mucho la pena.

Blanca

Cuando vi a la Virgen de Fátima sentí esperanza. Fue un viaje maravilloso en el que me di cuenta de un montón de cosas que ya sabía pero que hasta ese momento no era capaz de interiorizar en mí. Esas cosas son: que Jesús cargo con la cruz y murió por nosotros y yo debo agarrar la mía y seguirle; que Dios me ama mucho y lo que más le gusta es perdonar las cosas que yo hago mal, no debo tener miedo cuando me equivoco, él me ama tal y como soy; que a pesar de que ser cristiano no esté de moda sí que hay un montón de personas que lo son, no debo dejar que la sociedad me aleje de Dios; y por último descubrí que las tres herramientas fundamentales para mantenerme cerca De Dios son tener un grupo, la oración y la dirección espiritual. La Virgen de Fátima me ha inundado el corazón con su amor y estoy deseosa de volver el año que viene y consagrarme a ella.

Lorena

LOS TESTIMONIOS DE LOS CHAVALES QUE VIVIERON FÁTIMA 2017.

Para mí, ésta peregrinación a Fatima supuso un empujón más en mi vida dentro de la fe ya que el llegar a un sitio donde no has estado nunca y ves que hay tanta gente joven reunida por una misma causa, llega rápidamente al corazón y te hace reflexionar sobre cosas como ¿estaré haciendo de mi vida lo correcto? o, ¿es esto lo que el Señor quiere para mí? Y estas preguntas me han rondado por la cabeza durante todos estos maravillosos cuatro días y por eso en los momentos de oración personal pedía que se me aclarasen las ideas. 

No obstante esos ratos de oración eran algo intensos por la lluvia, el frío y demás adversidades meteorológicas. Pero cuando conseguía desconectar de todo y estar de pleno orando, notaba una sensación de amor que me hacía entre llorar y sonreír. Y este es mi testimonio 

Javier. 

 

Mi testimonio: Al principio no me llamaba mucho la atención ir pero me empezaron a hablar muy bien de ella y al final di el paso de ir. 

Me alegro mucho de esa decisión aún que iba con mucho miedo y con vergüenza pero al llegar allí se me fue pasando,al ver tanta gente joven con mis mismos pensamientos me sentí cómoda. 

Me encantó la peregrinación a Fátima a pesar del cansancio. Volvería a repetir sin duda. Lo que más me gustó,o una de ellas,fue estar con la Virgen y hablar con ella,dejar de lado todos mis problemas y estar con ella,aunque el tiempo se me hizo corto lo disfrute mucho. 

Laura.

 

Hola , me llamo Anabel , este año fue mi primer año a Fátima. La verdad no sé por dónde empezar pues para mi Fátima significó una nueva y gran experiencia. He de decir que iba con bastante miedo , tengo una pierna con fibras rotas , y mi miedo era el que me afectara durante toda la peregrinación, durante la caminata. Para ello le pedí a la virgen me fuera leve , y así fue , ella me ayudó. Otro de mis miedos era el de conocer gente nueva , pero poco a poco he ido conociendo a mi grupo y he cogido confianza con ellos , ahora los echo mucho de menos. Yo iba con la mentalidad de que la rara en esta sociedad era yo , que porque yo no era igual que los demás, porque nadie era como yo , al llegar a Portugal, ver como alrededor de 750 personas , y no solo personas , si no que la mayoría eran jóvenes, de mi edad , que tenían los mismos problemas que yo , que eran cristianos.  Gracias a las charlas de los padres he abierto los ojos , me han ayudado a ver a mi alrededor y a confiar en mí misma.  Me han ayudado a encontrar mi lugar , a ver que yo no soy la rara , encontré mi lugar , y ese es al lado de los cristianos . Te invito a que vengas a Fátima, a que no dudes de tu fe , yo ya he vivido esta experiencia, y tú, ¿te atreves?. Vamos a vivir esta aventura , a disfrutar y a aumentar nuestra fe al lado de la virgen . 

Anabel.

A veces la vida te pone pruebas, algunas me pregunto si son tentaciones del diablo, porque el dolor te ciega ante la visión de Dios y te sientes en las tinieblas. Sin embargo, con el paso del tiempo observo que el “sendero hacia la fe” siempre está ahí, aunque en muchas ocasiones escondido ante los ojos de nuestros temores.

Yo fui a Fátima sin dudar en ningún momento, lo que es raro en mi, no experimenté la tentación habitual de desanimarme en el último momento.

Estaba cansada de todo lo que una mala temporada conllevaba, enfermedades, problemas familiares, miedo a la vida… hacía tiempo que estaba hastiada.

Soy una persona con poca fortaleza sentimental. Me consideraba una especie de muñeca rota, pero la Virgen me hizo ver que yo soy la única que podía pegar esas piezas y que el curar de mis heridas solo estaba en mano de aquel que siempre nos cuida.

En estos momentos, siento como si hubiese recibido una carta de Nuestra Señora con los pasos para encaminar y llegar a la profunda felicidad que todos buscamos en la vida.

Hasta hace poco perdía el sueño recordando todos los problemas sin resolver, los cuales me sumían en una profunda desazón y desesperanza. Ahora vuelvo a dormir y a soñar con tranquilidad. Aquello que me torturaba he entendido que debe dejarse pasar, porque no está en mis manos resolverlo.

Desde que estuve en Fátima mi cabeza vuelve a descansar. Y me he dado cuenta de la razón que  tiene alguien a quien aprecio por todo lo que es, debo buscar mi propia felicidad porque si está ligada a Dios, pase lo que pase será lo que el Señor consideraba bueno para mi.

No sé que será de mi vida, a veces en poco tiempo ves que tu entorno cambia, pero lo que está claro es que pese a las distancias cada año tendré una cita en febrero en casa de Nuestra Madre

Marina..

Todos los años por carnavales nos vamos de peregrinación al Santuario de Nuestra Señora de Fátima, en Portugal. Allí nos juntamos a mas de 500 jóvenes de diversos puntos de España para vivir de tal modo que el resto del años estemos deseando volver a Fátima. Si deseas participar no lo dudes, lánzate, convence a algún amigo o amiga y veniros... nunca nadie se arrepintió de haber ido.

Este es el video promocional de este año, te lo vas a perder?